¡Estamos de exámenes!

Bueno empieza la época de examenes, que espero que sea en mi caso la última, y aunque no pueda dedicarle mucho tiempo al blog, seguiré completando los contenidos que me falten.

Os deseo a todos los futuros profes unos examenes más o menos fructuosos! Que no son tan fáciles como creen todos los demás (ya me gustaria ver a más de uno programando o haciendo unidades didácticas jeje).

¡Suerte!

Os dejo aqui las típicas fases del estudio:

Fase 1: El comienzo

Uno de los momentos más duros para los estudiantes es aquel en el que tenemos que sentarnos ante los apuntes. Llegados a esta díficil situación nos planteamos dos opciones:
Opción a – A echarle huevos! Hoy voy a estudiar como un cabrón! (Buen comienzo, lástima que hacerlo no sea tan fácil ponerse como decirlo)
Opción b – Uhmmm… si total para lo que queda de tarde entre que me pongo y tal no hago nada. ¡Lo dicho! Hoy ya no hago nada, pero mañana me pongo a saco. ¡Fijo! (Opción bastante frecuente)

 Fase 2: Concentración

Una vez que estamos dispuestos a estudiar, una mínima concentración es imprescindible. Esta concentración es inversamente proporcional a lo coñazo que sea la asignatura. Encontraremos grandes dificultades. Sentidos como el oído se agudizan extraordinariamente, permitiendo oir la tele del vecino, o detectar un mosquito que sobrevuela la habitación, acontecimientos que indudablemente tienen mucho más interés que nuestros apuntes.

 Fase 3: Examinación de los apuntes

Cuando comenzamos a estudiar, lo primero de todo comprobamos la calidad de los apuntes. De este modo, a última hora nos damos cuenta que nos faltan la mitad de los días, o que el dueño de los apuntes que hemos fotocopiado tiene la curiosa manía de apurar los folios por abajo y los lados, de tal forma que en tus fotocopias no aparecen multitud de datos y resultados, o se ven borrosos, con lo cual desarrollas una nueva actividad: la criptografía.

 Fase 4: Desesperación

Cuando tras media hora resolviendo un problema, compruebas que tu solución está lejos de coincidir con la de los apuntes, la desesperación es la consecuencia más frecuente. Puede deberse a dos factores:
a – Te has equivocado (muy probable). A repetir el problema.
b – El que se ha equivocado es el profesor (suele pasar también). Procedimiento a seguir: Te cagas en su puta madre. La desesperación persiste, pues nunca sabes si se ha equivocado realmente, y si es así, si tu solución es la correcta.

 Fase 5: Evasión de responsabilidades

Frases más frecuentes:
-¿Quién carajo me mandó a mí estudiar esta mierda de carrera?
-Si es que con esta mierda de apuntes que tengo es imposible estudiar.
-No me presento.

 Fase 6: Examen de conciencia y arrepentimiento

Cuando estás realmente sufriendo por tener que estudiar en verano o por tenerte que estudiar a última hora enormes tochos de apuntes, recuerdas todos aquellos ratos que estuviste vagueando tranquilamente. Frases más comunes:
-Si es que soy gilipollas…
-Siempre me pasa igual.
-Me cago en mi yo del pasado.

 Fase 7: Incursiones filosóficas y metafísicas

Con el pasar de las horas uno tiende a sacar la parte mas reflexiva de nuestro ser, que en muchos casos denota graves alteraciones del estado psíquico.
Pensamientos comunes:
“¿Por qué en la vida tenemos que sufrir así?”
“¿De dónde viene, “por hache o por be”?”
“¿Por qué apretamos más fuerte los botones del mando a distancia cuando éste tiene pocas pilas?…”
“Me gustaría reencarnarme en un perro…vaya vidorra…”

 Fase 8: Evasión de la realidad

Uno sueña con estar a 1.000 kilómetros de distancia, si es posible en otra época, y si es en otro planeta mejor, lo que denota las graves consecuencias que conlleva para el cerebro el estudio.

Fase 9: Abandono

Y llega el momento del abandono. Los implacables enemigos del estudiante (sueño, aburrimiento, hambre…) han hecho mella en este y decide no continuar. El abandono se produce en cuatro etapas:
1 – Declaración de principios: “Estoy hasta los mismos huevos…”
2 – Planteamiento de excusas: “Ya está bien por hoy… Si total, una hora más que estudie hoy no me va a hacer aprobar”
3 – Evaluación de rendimiento: “De los 2 temas que tenía pensado estudiarme esta tarde me he estudiado medio”
4 – Fijación de metas: “Bah, mañana me levanto antes y estudio más tiempo.”

 

Anuncios
Publicado en Blog. Leave a Comment »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: